Acabó el mes de agosto. Acabaron los días más ardientes del verano, los más frenéticos, y muchísima gente ha hecho las maletas para regresar a sus lugares de origen. Con tristeza.

Pensando en los que ya se han despedido, hemos hecho este pequeño, modesto, insignificante vídeo. Un anochecer cualquiera en el faro. Nada del otro mundo. Pero seguro que ayudará a vencer la nostalgia y/o dominar el estrés. Dos minutos y medio de calma. Dos minutos y medio de paz en la punta del cabo.