Nuestro cura, a la derecha, bendice el invento Aunque parezca mentira, los humanos no nacimos con un teléfono debajo del brazo. En un tiempo no tan lejano, poseer uno de estos útiles aparatos era tan excepcional como hoy conducir un... Seguir leyendo →