A pluma. A boli. A lápiz. En una traqueteante máquina de escribir. Pulsando el teclado muelle de un ordenador. O, simplemente, deslizando las yemas de los dedos por una pantalla táctil de última generación fabricada en la milenaria China. Nos... Seguir leyendo →