Quienes, a eso de las cuatro y media de la tarde de aquel martes, levantaron la vista al cielo de Corrubedo tuvieron que quedar al borde del síncope. Solamente una nave alienígena y, tal vez, Godzilla podrían haber causado una... Seguir leyendo →