¡Por fin!  Tras tantas jornadas de gris un sol de primavera redondo como una naranja y hermoso como una daga de luz hacía acto de presencia trepando por el cielo de Corrubedo cuando como cada domingo —como cada día en realidad— la puerta del Bar... Seguir leyendo →