—Las orquídeas son una excusa para el calor. ¿Le gustan? —No especialmente. —Son repugnantes. Sus pétalos se parecen demasiado a la carne humana y su perfume tiene la fétida dulzura de la corrupción. De esas casualidades felices. Hace justo un... Seguir leyendo →